Cuando el pelo no era un problema

A determinadas edades por regla general es cuando el pelo no era un problema, para nada  nos atreveríamos a pensar que en el futuro nuestro tan bello y fuerte cabello, nos fuera a dejar.

Cabellera al máximo de unidades foliculares. Cuando el pelo no era un problema.

En nuestra tierna infancia ninguno de nosotros pensamos siquiera que algún día pudiéramos quedarnos calvos, en esta foto de mi Primera Comunión esa pregunta ni tan siquiera pasaría por la cabeza de ningún chiquillo, y es que a esa edad es cuando el pelo no era un  problema, ese era mi estado a la edad de 9 años, y a medida que uno iba creciendo también uno iba cambiando de aspecto, «cosas de la edad».

Cuando tenía 14 años  cuando el pelo no era un problema y hacer deporte era todo lo que deseaba,  pero las hormonas comienzan a volvernos locos, rebeldes y nuestro aspecto cambia de repente, esa era mi imagen a los 16 años, mi pelo era una auténtica locura, y mis padres nunca me dijeron nada, que seguro que si fuese mi hijo, ese aspecto yo no le dejaba!!!!

El pelo abunda y campa a sus anchas sobre mi cabeza.

Locura de pelo.

A esa edad de 14 años lo único que me interesaba era hacer mucho deporte.

Quién me iba a decir que esta «peluca» de pelo que tenía algún día fuera a desaparecer, pufffff.

Ya con 17 años y con edad de hacer la mili, cuando el pelo no era un problema el aspecto revolucionario y rebelde se fue modelando, aunque no dejaba de ser jovial y divertido, como veis el flequillo y la abundancia de pelo es tremenda, estas otras corresponden también a ese año, nuestro aspecto de cambio es constante dependiendo del pelo, tipo de peinado y fisonomía de nuestra cara ,pero con más o menos pelo, con cortes y peinados diferentes seguimos teniendo un pelo abundante y espeso.

La frente está poblada de pelo cuando el pelo no era un problema para cuando lo sea existen productos para combatir la alopecia.

Quien me iba a decir a mi que algún día iba a tener mi primera cita con un doctor para realizarme un injerto capilar. Cuando el pelo no era un problema no quiere decir que uno no tuviera problemas pero los problemas eran otros.

Perfil derecho en mi Confirmación.

Llego la tan ansiada mayoría de edad, mis 18 primaveras y el pelo seguía sin darme problemas. El «flequillo» era todo un portento, porque todavía el pelo no era un problema.

La revolución de la edad y del pelo.

Con esa edad todo son cambios, y uno pues se apasiona por las cosas que le gustan, reconozco que la música nunca fue mi fuerte, pero bueno, ahí queda esa pedazo de foto.

Un posado atlético para figurar.

Quería hacer deporte, estar en forma, y no parar, lo cual hacia que fuera muy activo y que hiciera muchos deportes de distinto tipo, no asomaban problemas sobre mi cabeza.

Y llegamos a los 19 años donde  el afán aventurero  me llevo a distintos lugares…

Mis pelos por las nubes.

El pelo está fuerte y sano, que buena pinta, más adelante buscaremos como tener un buen diseño de nuestra operación capilar.

Cuando el pelo no era un problema mi pelo tenía en un estado excelente, de hecho los barberos me decían que tenía un pelo durísimo que a mi nunca se me caería el pelo, que era como de «cerdas».

Estas fotos podrán serviros para comparar cual es vuestra evolución y estado, en el siguiente post pondré como continúo el proceso hasta llegar al problema de la calvicie, estamos viendo desde cuando el pelo no era un problema, hasta cuando lo será, y tuve que realizarme un injerto capilar.

Podrás mientras mirar y buscar otros recursos, un buen recurso son las fibras naturales.

Y también como no podrás usar este gran microscopio usb digital con el cual podrás ver de primera mano el estado de tu cuero cabelludo.

Adiós flequillo bye, bye, pero volverá, tenerpelo fue un objetivo soñado y cumplido.

¡¡¡Ya lo verás!!!

Os contare toda la historia

Javid

Divulgamos el conocimiento para la mejora de la salud, la estética, y el bienestar. Contribuyendo mediante la aportación científica y la ayuda médica, a la difusión de los resultados, medios, clínicas, centros y doctores/as.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies